Los bomberos de Barcelona denuncian que el 70% de los incendios domésticos se han producido como consecuencia de situaciones de pobreza energética: